Perder peso: ¿una cuestión de control de la saciedad?

Cuando se inicia una dieta o se empieza a hacer deporte para conseguir adelgazar confiamos en nuestra fuerza de voluntad para ser capaces de tener un mejor control de lo que comemos y comer sólo lo que necesitamos y aquello que resulta saludable. La recompensa por perder kilos, vernos y sentirnos mejor es suficiente como para mantener nuestro propósito durante un tiempo, pero ¿qué ocurre después?…. pues como decimos la motivación dura un tiempo. Tiempo después a medida que adelgazamos nuestro apetito aumenta y nos volvemos más ansiosos y probablemente más perezosos a la hora de practicar ejercicio.

De este modo la pérdida de peso se enlentece y el metabolismo se intenta regular de forma que compensa la «dieta» y privación de alimentos con un menor gasto calorífico (es decir consumiendo menos calorías). Esto hace que el sacrificio por mantener los hábitos saludables que deben llevar a la pérdida de peso sea cada vez mayor y que cada vez cueste más adelgazar. A esto se une una falta de motivación que hace que al cabo de unas semanas o meses se abandone el régimen y/o la práctica de ejercicio y a la larga se vuelva a engordar

Por eso las técnicas destinadas a tratar el sobrepeso y la obesidad como el balón gástrico o el método apollo tienen como base de funcionamiento proporcionar una sensación de saciedad que hace que sea más fácil iniciar el cambio de hábitos y sobre todo facilita el no «recaer», es decir el no abandonar esos nuevos hábitos saludables que propiciaran la pérdida de peso. Y es que el tratamiento de la obesidad hasta la fecha solo se consigue mediante la realización de cambios pequeños pero constantes en los hábitos de alimentación y de práctica de ejercicio físico.

En INOBE Instituto Canario de Obesidad somos especialistas en el tratamiento integral del sobrepeso y la obesidad por lo que si tienes un problema de sobrepeso te animamos a solicitar cita informativa con nuestro equipo de profesionales para conocer con más detalle nuestros programas personalizados de dietas o técnicas como el balón gástrico o el método apollo.

 

 

 

¿Se hereda la obesidad?

La obesidad es una enfermedad multifactorial lo que significa que a menudo no hay una única causa sino que es la suma de muchos factores los que influyen a la hora de tener una mayor predisposición al sobrepeso.

La genética es una de estas causas. Según un reciente estudio publicado en PlosGenetics, la obesidad es una condición heredable en un grado no muy alto pero importante. En concreto se estima que es heredable en un 32%.

Primeros días con el Método ApolloDel mismo modo ocurre con la delgadez que al parecer  también es heredable, pero en una medida ligeramente inferior, un 28%.  De este modo, además del tipo de alimentación, estilo de vida, el entorno, aspectos fisiológicos o algunos problemas de salud, hay un conjunto de variantes genéticas que van ligadas a tener una mayor predisposición a padecer sobrepeso.

Esto a nivel genético pero además en una familia suelen haber unos patrones de alimentacion y estilo de vida que en cierta medida son también hereditarios por lo que al final el «peso» de la familia en la predisposición al sobrepeso es alta.

Este dato no deja de ser una información más para conocer por qué muchas veces a pesar de muchos esfuerzos para adelgazar no lo conseguimos. Sin embargo con el mensaje con el que debemos quedarnos es que la obesidad es tratable y que no siempre se puede vencer solo sino que es necesaria la ayuda de técnicas y el soporte de un equipo médico especializado para conseguir poner fin al problema. Actualmente la obesidad en Canarias es de las más altas de España por lo que desde unidades especializadas en el tratamiento de la obesidad como la nuestra, se puede reconducir la situación y tratar un problema que en la actualidad se ha convertido en una auténtica epidemia.

 

Principales dudas sobre el Balón Intragástrico

A pesar de que el balón gástrico es uno de los métodos más populares para tratar la obesidad, muchos pacientes tienen algunas relacionadas con este procedimiento. Estas son algunas de las más comunes.

¿Cuánto peso se puede perder?

El balón gástrico es un método sumamente efectivo, sin embargo, los resultados de éxito dependen de muchos factores como el IMC del paciente, así como el seguimiento de buenos hábitos después de la operación. Por lo general, los pacientes pierden entre el 30 y 60% de sobrepeso.

balón gástrico tenerife¿Quiénes son los candidatos ideales para este procedimiento?

Pacientes con obesidad que no han visto resultados con otro tipo de tratamientos. De igual manera, es recomendada como un paso previo para aquellos pacientes con obesidad mórbida que van a someterse a una cirugía bariátrica y que necesitan perder peso para reducir los riesgos asociados a la cirugía.

¿Cuánto tiempo dura el procedimiento de colocación de balón gástrico?

Este procedimiento dura aproximadamente 30 minutos y, debido a que no es invasivo, los pacientes pueden regresar a sus casas después de haber sido intervenidos.

¿Cómo es la olocación del balón gástrico?

Para colocar el balón gástrico, los médicos introducen un tubo por la boca del paciente (procedimiento endoscópico), el cual deberá llegar al estómago. El paciente es sedado antes de comenzar la intervención, puede tener alguna molestia pero habitualmente son leves.

¿Cuánto tiempo se lleva el balón gástrico?

Dependiendo del paciente, puede llevarse a cabo el tratamiento de seis meses o de un año.

¿Se debe seguir una dieta especial una vez que se ha colocado el balón gástrico?

Contrario a lo que se piensa, el balón gástrico no sólo tiene como objetivo fomentar la pérdida rápida de peso, sino que también es una forma de introducir al paciente en un estilo de vida más saludable. Por lo tanto, además de una dieta equilibrada, los pacientes deben realizar ejercicio.

En cualquier caso la mejor forma de saber cómo funciona y si se trata de una técnica apropiada para ti es solicitando una visita informativa gratuita con nuestro equipo médico. Estaremos encantados de explicarte con todo detalle en qué consiste dicha técnica.

 

 

 

¿Por qué no adelgazo? ¿Se trata solo de hacer dieta?

La obesidad es una enfermedad compleja. Intervienen en ella numerosos factores que a menudo hacen difícil y extremadamente complicado que una persona por sí misma, sin la ayuda de profesionales médicos y técnicas específicas,  pueda conseguir vencer el problema de los «kilos de más».

Con el sobrepeso, ocurre algo similar. Muchas personas intentan perder peso y a menudo lo consiguen….. sin embargo, en una gran mayoría de casos, al cabo de un tiempo vuelven a recuperar el peso. Es lo que se conoce como el efecto «yo-yo».

Y es que para tratar un problema de sobrepeso u obesidad no basta con hacer dieta. Mejor dicho…..no se trata de hacer dieta, sino de cambiar por completo unos hábitos alimenticios y de estilo de vida que propician la tendencia a acumular kilos.

Por ejemplo, hay una serie de hábitos alimenticios que han demostrado estar directamente relacionados con la ganancia de peso:

1.-Dietas desequilibradas: se ha comprobado que las personas que desarrollan problemas con su peso, no tienen una dieta equilibrada. Esto quiere decir que no suelen consumir frutas o verduras de una manera adecuada y que la ingesta de carbohidratos y grasas saturadas, además de azúcares  hacen que desarrollen mayor acumulación de grasa.

2.-Ni agua ni zumos de fruta natural: otro de los malos hábitos que dificulta la pérdida de peso, es sin lugar a dudas, el consumir poca agua y zumos naturales de fruta, pero sí en cambio mantener una ingesta muy alta de bebidas azucaradas y sodas.Método Apollo en Canarias

3.-El no realizar las cinco comidas al día es otro de los hábitos alimenticios que predispone al sobrepeso. El repartir las ingestas diarias en Desayuno- Tentempié a media mañana-Almuerzo-Merienda y Cena es una de las mejores formas de evitar llegar a la comida siguiente con demasiada sensación de hambre y ansiedad, algo que llevará a comer más de la cuenta. Otro de los hábitos alimenticios que predisponen al sobrepeso es el no desayunar bien. Pasar horas en ayunas, hace que después tengamos mayor tendencia a comer alimentos con alto contenido en grasas.

4.- Reparto gradual de las cantidades: No solo se trata de comer cinco veces al día sino de mantener el famoso dicho de «desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo». La mayoría de personas con sobrepeso tienden a ir aumentando la ingesta de calorías conforme avanza el día, algo que sin duda no es recomendable y predispone a la obesidad.

5.- Además del qué comemos, si se desea tratar un problema de sobrepeso también debemos corregir hábitos relacionados con la forma de comer.

Por ejemplo, se ha demostrado que el comer viendo la tele, mirando el móvil, leyendo un periódico, etc… predispone a la obesidad. Al estar distraídos no prestamos atención a lo que estamos comiendo y esto lleva a ingerir mayores cantidades de comida de las necesarias. Según un estudio (1) realizado entre familias que comían con o sin tv, los que lo hacían sin, tenían un 37% menos de probabilidades de tener sobrepeso que aquellos que siempre veían TV.

Otro ejemplo sería la importancia de la masticación.  Cuanto mejor masticamos, menos comemos y es que el cerebro tarda 20 minutos en enviarle al estómago las señales de saciedad y durante este tiempo quienes comen de forma rápida y sin masticar bien, tienen tendencia a consumir mayores cantidades de comida.

6.-Poca o nula actividad física: dentro de malos hábitos en la alimentación, es importante mencionar la poca actividad física, puesto que al no quemar las calorías, estas se almacenan en nuestro cuerpo, causando el sobrepeso. Caminar, o realizar cualquier otra actividad por 20 minutos marca una alta diferencia.

Estos son sólo algunos ejemplos pero hay muchos otros factores de nuestro día a día que influyen en nuestro problema de sobrepeso y no siempre tienen que ver de forma exclusiva con lo qué comemos.

¿Cómo cambiar estos hábitos?

Con la ayuda de especialistas y de técnicas como el Balón Intragástrico o el Método Apollo diseñadas para

1.- Facilitar una sensación de saciedad al paciente que le ayude a sentirse satisfecho con menores cantidades de comida

2.-A partir de ahí, el trabajo del equipo médico es explicar y ayudar al paciente a interiorizar unos nuevos hábitos alimenticios

3.-Con la pérdida de peso conseguida con cualquiera de estas técnicas y partiendo del hecho de que el paciente se siente mucho más motivado cuando ve cómo empieza a adelgazar, es importante instaurar nuevos hábitos de estilo de vida que hagan huir al paciente del sedentarismo. cambio hábitos alimenticios para tratar obesidad

Es por ello que hoy en día las técnicas endoscópicas (que no requieren cirugía) como el Balón Intragástrico o el Método Apollo se han convertido en las favoritas de profesionales y pacientes que desean acabar con un problema de sobrepeso de forma efectiva y de bajo riesgo.

Para más información sobre cómo podemos ayudarte a adelgazar, no dudes en contactar con nosotros y solicitar cita informativa gratuita en Inobe (Instituto Canario de Obesidad) con cualquiera de nuestros especialistas en tratamiento de la obesidad en Canarias con técnicas como el Balón Intragástrico y Método Apollo.

(1).- Según un estudio de Investigadores de la Universidad Estatal de Ohio (Rachel Tumin, y Sarah Anderson).

Gordofobia, el pesado estigma de la obesidad

A lo largo de su historia, el hombre ha demostrado discriminación e intolerancia ante aquellas personas que consideran diferentes. Hoy en día, uno de los grupos que resiente ese tipo de comportamiento son las personas que sufren de obesidad. Sara Zerbib, psicóloga francesa y cara de la campaña parisina contra la gordofobia, es una de las figuras que ha levantado la voz contra los prejuicios de las personas.

Tal como indica Zerbib, el que una persona esté conforme con su peso y su apariencia no quiere decir que las críticas y los comentarios ofensivos no les afecten. Su consejo es fortalecer la confianza en uno mismo. Para Sara el cambio llegó en 2008 cuando tuvo que hacerse una fotografía para renovar su pasaporte y no reconoció a la persona que veía en la imagen. Para la psicóloga francesa perder peso no solo significó una mejora de su salud física, sino también de su salud emocional: su propósito era hacer que la imagen que ella tenía de sí misma fuera la misma que viera en el espejo.

obesidad en canariasLas personas que según los cánones de belleza están por encima del peso promedio no solo se enfrentan a la discriminación, también sufren de limitaciones en cosas tan sencillas como comprar ropa. Zerbib sostiene que una persona no debería escoger sus prendas porque no le quedan más opciones, sino porque les gustan.

Sin duda alguna, las opiniones de esta psicóloga invitan a un cambio de mentalidad y perspectiva. Después de todo, la obesidad es un problema que afecta nuestros días: En España la tasa de obesidad se ha duplicado  en los últimos 25 años. La obesidad en Canarias alcanza cifras alarmantes: El  46% de la población adulta padece sobrepeso y un 18,2% obesidad, mientras que el sobrepeso afecta a un 14% de los menores de 16 años.

Algunos países como por ejemplo en Francia han lanzado campañas para acabar con la discriminación y las reacciones violentas que las personas con obesidad sufren día a día.

Una de las medidas que se han tomado ha sido el realizar un desfile de tallas grandes, el cual se aprovechó para hacer fotografías y conocer las experiencias de las modelos. Las imágenes fueron utilizadas para mandar un mensaje de sensibilización y se colgaron el Ayuntamiento de París en la Semana de la Moda. El mensaje de esta acción fue más que claro: hacer un llamado a la responsabilidad del sector de la moda en la construcción del imaginario colectivo.

La gordofobia se manifiesta a través de insultos, acoso o comentarios que instan a una persona a adelgazar. Desafortunadamente, esta discriminación es más marcada en las mujeres a quienes se exhorta a cumplir con los cánones de belleza dictados por la sociedad.Instituto obesidad en canarias

El problema final de la obesidad es que ésta debería ser considerada una enfermedad (en algunos países ya se ha reconocido como tal) y consecuentemente tratarla con el mismo enfoque y respeto que merece cualquier enfermedad.

En paralelo mientras las acciones de concienciación poco a poco vayan instaurándose en la sociedad, es igualmente importante informar sobre las opciones que existen hoy en día para tratar la obesidad. En especial porque cada vez son más las técnicas que permiten tratar la obesidad de forma efectiva y con  bajo riesgo. En Inobe (Instituto Canario de Obesidad) abordamos el problema de la obesidad en Canarias con técnicas como el Balón Gástrico, el Método Apollo o la Banda gástrica, todas ellas técnicas que han demostrado ser efectivas en el tratamiento de dicha enfermedad.

El importante papel del nutricionista en técnicas como el Balón Gástrico o Método Apollo

Cuando se habla de tratamientos de la obesidad siempre se pone especial énfasis en el tratamiento en sí (Balón Intragástrico, Método Apollo, etc…) .

En este artículo en nuestro blog de INOBE (Instituto Canario de Obesidad) queremos explicar la importante función que desarrolla el equipo de nutricionistas antes, durante y después de la intervención.

Es un papel fundamental para lograr que cualquier tratamiento de la obesidad resulte efectivo.

En líneas generales podemos decir que el papel del nutricionista durante todo el proceso que dura el tratamiento se basa en educar, asesorar y aconsejar al paciente en términos de nutrición.

El principal objetivo es lograr unos buenos hábitos alimenticios y para ello el equipo de nutricionistas evaluará los hábitos, sus necesidades nutricionales y sus preferencias alimentarias.

perder peso balón gastrico tenerifeNo solo es un consejero o un asesor, sino que también adopta el papel de controlar periódicamente el estadio nutricional y los hábitos de cada paciente, para poder realizar los ajustes que sean necesarios en cada momento.

El nutricionista juega un papel vital antes y después de una intervención para combatir la obesidad.

Si entramos en más detalles, el papel del nutricionista empieza antes de la intervención.

Ya que el/la nutricionista realiza una evaluación exhaustiva del paciente. Se estudia su historial médico, así como el de su familia, y sobre todo su historial dietético.

Evaluar que dietas han sido fallidas, que variaciones de peso ha sufrido a lo largo de la vida… etc. Además se realiza un control del Índice de Masa Corporal y se hacen otras mediciones para controlar luego la evolución de cada paciente.

Es el encargado de explicar el proceso de cambio que realizará el paciente. Es importante hacer hincapié en las mejoras de salud que implica la pérdida de peso para que entienda la importancia de la necesidad del cambio de hábitos alimenticios.

Tratamiento obesidad en CanariasUna vez realizada la intervención, el nutricionista también juega un papel importante. Porque con la ayuda del tratamiento – ya sea el Método Apollo , el Balón Intragástrico u otro método efectivo- y con el control y asesoramiento del nutricionista ahora es más sencillo conseguir el ansiado cambio de hábitos alimenticios.

Por ello el nutricionista es el encargado de realizar una serie de actividades de educación alimenticia. El primer paso es «desaprender» los malos hábitos existentes para poder enseñar al paciente los nuevos hábitos adecuados.

Como hemos dicho anteriormente, se realiza un control periódico y una evaluación de la evolución y el estado del paciente. Durante este proceso se refuerzan los comportamientos positivos y se educa en los comportamientos negativos. La idea que transmite el nutricionista es que un cambio de hábitos alimenticio a largo plazo ha de ser para toda la vida, lo que aportará una mejora de calidad de vida y salud.

Primeros días con el Método ApolloCada plan nutricional ha de ser pensado y creado de forma particular por un equipo de nutricionistas especializado. Por tanto la mejor opción es consultar y acudir a un equipo para que trate tu caso de forma personalizada.

En Inobe nuestro equipo médico estará encantado de asesorarte sobre cómo debe ser el tratamiento del sobrepeso y cómo y de qué forma deben cambiar tus hábitos alimenticios para poner fin al sobrepeso. Si estás en Tenerife o en Gno dudes en visitar nuestros centros especializados en obesidad en Santa Cruz de Tenerife o en Las Palmas de Gran Canaria.

La obesidad aumenta el riesgo de ciertos tumores del aparato digestivo

La obesidad es una patología con numerosas enfermedades asociadas. Recientemente diferentes estudios apuntan a la incidencia de la obesidad en el aumento de ciertos tipos de tumores digestivos, pero en especial cáncer colorrectal, cáncer de esófago y cáncer de páncreas.

Según la Sociedad Española de Patología Digestiva, existe una clara vinculación entre la obesidad y el desarrollo de tumores digestivos (1). Uno de ellos es el cáncer de esófago que además de relacionarse con la obesidad, se relaciona con el reflujo gastroesofágico – una enfermedad que padecen muchas personas con obesidad- y con una de las complicaciones de la enfermedad – esófago de Barrett  – que  pueda acabar derivando en muchos casos en cáncer de esófago.enfermedades digestivas y obesidad

En el caso del cáncer de colon las personas con obesidad están expuestas en mayor medida a padecer este tipo de cáncer. Recientemente se ha realizado un estudio que  señala que una sustancia química producida por las células grasas estimula el desarrollo del cáncer de colon.Según la British Journal of Surgery (2) esto podría explicar por qué la gente con obesidad grave parece tener un elevado riesgo de desarrollar este tipo de enfermedades, ya que las personas con obesidad tienen  una probabilidad hasta tres veces mayor de desarrollar este tipo de cáncer.

Lo mismo ocurre en el caso del cáncer de páncreas en el que diferentes investigaciones señalan que las personas que padecen obesidad desde edades tempranas tienen un mayor riesgo de padecer la enfermedad. En diferentes estudios realizados (3) se ha demostrado un incremento de riesgo de desarrollar cáncer de páncreas en pacientes con un IMC>30 en comparación con aquellos con un IMC <25.

Por la evidente relación entre obesidad y diferentes tipos de enfermedades es importante controlar el sobrepeso y luchar contra la obesidad. Hoy en día técnicas como el Balón Intragástrico o el Método Apollo han resultado ser altamente efectivas para conseguir perder peso.

 

(1): Según datos de la SEPD-Sociedad Española de patología digestiva

(2): Fuente:BBC

(3): Según estudio Cáncer de páncreas. Epidemiología y factores de riesgo.

Consejos Instituto Canario de Obesidad (INOBE): Comer pronto favorece la pérdida de peso

Aunque muchas personas no le presten atención al horario que siguen para su comer, un estudio presentado por la Sociedad Endocrina de Estados Unidos reveló que comer tarde puede contribuir a la ganancia de peso. Para llegar a esta conclusión, los investigadores estudiaron a un grupo de 31 adultos con sobrepeso y obesidad. La edad media de los sujetos era de 36 años y el 90% de ellos eran mujeres.

Además, los investigadores utilizaron diferentes herramientas tecnológicas para realizar sus registros:

  • activPAL: se coloca en el muslo y tiene como función medir el tiempo que los sujetos dedicaron a actividades físicas y sedentarias.
  • Actiwatch: evalúa los patrones de sueño y vigila.
  • MealLogger: es una aplicación de teléfono que se utiliza para fotografiar y marcar la hora de todas las comidas y bocadillos a lo largo del día.

Los investigadores descubrieron que, en promedio, los participantes consumían alimentos durante 11 horas del día y dormían 7 horas por la noche.

Además, se encontró que las personas que cenaban más tarde también dormían más tarde y, aunque dormían aproximadamente la misma cantidad de tiempo que los otros sujetos, se descubrió una correlación entre estos hábitos y la existencia de un mayor índice de masa corporal y más grasa.

Este conjunto de métodos permitió demostrar que las personas con sobrepeso u obesidad cenan más tarde que las personas con un peso normal.

Este descubrimiento generó la curiosidad en los investigadores de analizar si, por el contrario, cenar más temprano puede reducir el riesgo de obesidad. balón gástrico en santa cruz de tenerife

Afortunadamente, el estudio de la obesidad tiene un panorama prometedor: la tecnología facilita la creación de dispositivos inteligentes que harán posible realizar un análisis durante las 24 horas del día.  Sin duda, un estudio de tal profundidad puede ser la clave para prevenir y mejorar el tratamiento contra la obesidad.

Conclusiones como ésta refuerzan todos aquellos aspectos que trabajamos con nuestros pacientes en INOBE desde nuestras consultas especializada en obesidad en Santa Cruz de Tenerife y en Las Palmas de Gran Canaria.  Precisamente con independencia del tratamiento elegido para combatir el sobrepeso (balón gástrico, método apollo, etc.) durante el seguimiento médico con nuestros pacientes insistimos y trabajamos especialmente el cambio de hábitos. Dentro de este cambio de hábitos se incluyen muchos pequeños detalles (reparto de la ingesta diaria de alimentos, masticación, etc..) entre los que se incluye justamente el mencionado en este artículo: el anticipar -con respecto a la hora de irse a dormir – los horarios de la cena y la importancia del descanso nocturno.

Si vives en las Islas Canarias y tienes un problema de sobrepeso y quieres saber cómo podemos ayudarte a combatirlo no dudes en contactar con nuestro equipo médico y solicitar cita informativa gratuita. Sin nigún compromiso valoraremos tu caso, cuál es la mejor opción y cómo será tu tratamiento personalizado para ayudarte a adelgazar.

 

Mi experiencia con el Balón Intragástrico

Os dejamos con el testimonio de una paciente tratada de sobrepeso con el balón intragástrico en Santa Cruz de Tenerife por nuestro equipo médico y que muy amablemente ha querido compartir con nosotros.

A las pocas personas a quienes expliqué que iba a ponerme un balón gástrico me miraron un poco extrañados. Tenía sobrepeso, lo suficiente como para entrar dentro de los IMC indicados para el Balón Intragástrico sin embargo,  como  algunas de estas personas entre quienes se encuentran miembros de mi familia tienen más sobrepeso que yo no percibían mi problema de sobrepeso con la misma preocupación que yo.

Pero el caso es que a partir de los treinta y cinco y de mi segundo embarazo empecé a sumar kilos de más a un sobrepeso que ya de por sí existía como tal y que arrastraba desde la adolescencia.

En cualquier caso la idea de pasar por un tratamiento de pérdida de peso (más allá de haber intentado hacer dieta en numerosas ocasiones),  suponía en cierto modo traicionar a algunos de mis amigos y en especial amigas más cercanas con las que siempre defendíamos (y seguimos haciéndolo) el desterrar unos cánones de belleza asociados a la delgadez poco realistas. En definitiva en mi caso la estética no fue en absoluto un factor de decisión.  Sí lo fue el historial de salud de mi familia.

La diabetes tipo 2 la padecen varios miembros de mi familia materna independientemente del peso; Se ha demostrado que perder algo de peso puede al menos retrasar su aparición, y con el nivel de azúcar en la sangre que se acerca a los niveles pre-diabéticos, el intentar adelgazar de forma efectiva antes de seguir ganando más peso parecía una opción sensata. Además de la diabetes tipo 2 cada vez iban apareciendo más problemas de salud que de forma más o menos directa tenían que ver con el sobrepeso (migraña, dolores en las articulaciones, reflujo gastroesofágico, etc..)

A partir de ahí el decidirme a someterme a un tratamiento con Balón Gástrico fue relativamente rápido. Tras solicitar información sobre la técnica, encontré en Inobe- Instituto Canario de la Obesidad– una planificación para ayudarme a adelgazar que me encajó por encima de otras opciones por la claridad de las explicaciones, por la profesionalidad del equipo médico y especialmente por la sensación de personalización que percibí. Y es que, tal y como me explicaron, el balón intragástrico es solo una herramienta que ayuda a la pérdida de peso pero el verdadero éxito del tratamiento está en el acompañamiento médico.

Desde el primer momento me sentí segura de que esta vez iba a funcionar. Es cierto que los primeros días fueron un poco pesados pero como pude hacer vida normal la rutina diaria hizo que el proceso fuese más llevadero.

A partir de ahí, el tomar solo líquidos los primeros días e ir poco a poco incorporando semisólidos y sólidos no fue para nada traumático. Fundamentalmente porque el propio cuerpo hace que no «te entre nada más». Así que sin darme a penas cuenta pasé de tomar sólo líquidos a  comer sólidos más o menos a las cuatros semanas de haberme colocado el balón.

Los meses posteriores consistieron simplemente en seguir las pautas que el equipo de Inobe me iba marcando.  Y las seguí al pie de la letra. Básicamente porque esta vez no podía fallarme a mi misma, aunque es difícil no cumplir con lo que te indican cuando por un lado cuentas con un equipo de profesionales que te acompaña en todo momento. Tengo que confesar que al principio me parecía algo excesivo el acudir a las visitas de seguimiento ¿Para qué tengo que ir si voy bien? pero después me di cuenta de cuanto importante es. Cuando sales, y ves que vas bien, sales motiva, segura de estar haciendo bien las cosas y dispuesta a hacer lo que sea para no volver a como estabas antes de la colocación.  Además hay cosas que salen por sí mismas. Por ejemplo siempre he sabido que comer rápido con ansiedad es malo, pero por más que intentaba masticar lento y comer relajada nunca fui capaz. Tras llevar el balón, como no puedes hacerlo de otro modo al llevar el balón (con el balón hay que ingerir pequeñas cantidades y además con todo el proceso anterior desde la colocación te acostumbras a ir introduciendo los alimentos y aumentar poco a poco las porciones) pasas de no poder hacerlo a hacerlo porque no te queda otra opción.

Cuando ya llevaba unos tres meses con el balón fue cuando empecé a ver realmente que el esfuerzo merecía la pena. Antes lo veía pero no de forma tan evidente. Y no me refiero a la pérdidas de peso (que también) me refiero a algo mucho más emocional. Me empecé a sentir mejor, más positiva, más activa, en definitiva mucho mejor anímicamente. Al quinto mes me apunté a un gimnasio (territorio hasta entonces «prohibido» en mi estilo de vida anterior), y me ayudó mucho también en el proceso. Empecé yendo 2 días por semana a hacer clases de zumba  porque era y es lo que más me divierte y motiva pero  he acabado sumando horas porque ahora intento nadar uno o dos días por semana y cada vez me siento mejor.

Tras seis meses con el balón colocado cuando llegó el momento de extraerlo tengo que reconocer que me invadieron las dudas. ¿Seré capaz de mantener la pérdida de peso?  ¿Volveré a engodar? ¿Y si ahora me da por comer otra vez de todo?….. pues nada de eso ha pasado, básicamente porque:

.- Durante 6 meses más seguí acudiendo a las visitas de seguimiento en Inobe y no te dejan de ninguna manera que «vuelvas a caer en aquellas cosas que ayudaron a acumular kilos de más».

.- Porque no te apetece lo que hacías antes.  Antes mis hábitos eran todo lo contrario a lo que se debe hacer. Salía de casa sin desayunar, tomaba un café con leche al empezar a trabajar y con eso aguantaba hasta mediodía pero claro luego llegaba con tal ansiedad a la hora de comer que me comía cualquier cosa y además habitualmente eran platos poco saludables. Por no hablar de otros hábitos como picar entre horas o acompañar la comida prácticamente siempre con bebidas gaseosas. Tampoco me apetece encerrarme en casa y pasar horas delante de la tele como antes. Ahora me he acostumbrado a ir al gimnasio, a salir a pasear y lo cierto es que todo mi cuerpo me lo agradece.

19 kilos de menos son muchos kilos. El peso que supone llevar todo ese peso de más a diario «cargando de él», compensa sobradamente el esfuerzo que supone el hacer un tratamiento de estas características.

Si de algo sirve mi testimonio perfecto. Yo siempre defendí mi sobrepeso y a pesar de que sí que era consciente del problema – al menos en mayor medida de quienes tengo a mi alrededor – no fui consciente de lo que representa hasta que logré quitarme esos kilos de más.

Un saludo

Mery.

 

¿Me pongo a dieta o cambio mi dieta?

Con la llegada del buen tiempo son muchas las personas que deciden «ponerse a hacer dieta». Algunas de ellas consiguen perder peso pero también muchas de estas personas perderán peso para luego volver a ganarlo (es lo que se conoce bajo el nombre del efecto yo-yo).

CLINICAS ADELGAZAR EN CANARIAS¿qué falla entonces?

Los motivos que llevan  a tener sobrepeso son múltiples y variados por lo que el determinar (de forma generalizada) qué factores impiden el mantenimiento a largo plazo de la pérdida de peso es poco realista. Sin embargo hay un motivo que se repite en la mayoría de casos: El concepto de hacer dieta como tal es lo que falla.

Nos explicamos:

La mayoría de pacientes que acuden a nuestro centro médico para informarse sobre técnicas como el Balón Intragástrico o el Método Apollo, suelen haber intentado perder peso por si mismos antes. En la mayoría de casos han perdido peso pero también en la mayoría de casos han vuelto a engordar.

Y es que el problema  muchas veces está en el concepto «hacer dieta». Para adelgazar hay que olvidar de nuestra mente el concepto «dieta» entendiendo como tal que durante x días vamos a comer sano y muy poco para conseguir perder peso. Eso en el mejor de los casos nos llevará a una pérdida de peso puntual pero no efectiva a largo plazo.

Para tratar el sobrepeso debemos hacer un cambio de hábitos y de alimentación paulatino y el paciente debe interiorizar dichos cambios. Este es el motivo por que el técnicas como el Balón Gástrico o el Método Apollo resultan altamente efectivas para tratar un problema de sobrepeso ya que permiten cambiar el tipo de alimentación de forma gradual sin recurrir a cambios drásticos. Con ambas técnicas, lejos de imponerse una dieta estricta, la propia técnica facilita el que al paciente le apetezca comer de forma más ligera y menores porciones. Y ahí es donde se inicia el cambio que, con la ayuda de nuestro equipo médico incidirá no solo en lo que se come sino en el resto de factores que influyen en la forma y modo en que comemos. Un ejemplo: la ansiedad y el estrés muchas veces llevan a comer por comer. En este aspecto en concreto será el psicólogo del equipo médico quien ayude al paciente a tratar este aspecto.¿por qué no adelgazo?

En definitiva, perder peso no es hacer dieta es cambiar diferentes aspectos relacionados con los hábitos alimenticios y de estilo de vida y para ello las técnicas como el Balón Gástrico o el Método Apollo y la labor de un equipo médico formado por diferentes especialistas, es clave para conseguir el objetivo de adelgazar.

En INOBE, estamos especializados en ambas técnicas. Somos centro referente en Tenerife y en Las Palmas en el tratamiento de la obesidad. Solicita cita informativa gratuita para que podamos explicarte cómo podemos ayudarte a perder peso.